El Arte de las Cosas

La Cooperativa de Producción Comunitaria de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Todo se aprovecha: el ciclo de la cerveza

El proceso de elaboración de la cerveza da mucho de si, no hay por qué tirar nada. Hemos descubierto el ciclo perfecto: panes, pizzas y cosmética casera son productos que puedes realizar con los restos de cada cocida.

Libros gratis de las Indias

Cerveza BockCuando empezamos a hacer cervezas utilizando diferentes tipos de grano, nos dimos cuenta que el proceso se enriquecía, no sólo por las posibilidades de probar nuevas recetas, que también, sino por pensar en qué hacer con los restos de cebada malteada una vez terminada la cocción.

La montaña de cebada molida a mano y aromatizada por la cocción parecía decirnos a gritos que aún tenía mucho aportar y que el cubo de la basura no era su mejor destino. Lo primero que descubrimos es que a ese resto de la elaboración de la cerveza se le llama bagazo. Cuando las cosas tienen un nombre se les toma mucho más cariño, así que comenzamos a experimentar con nuestro bagazo. Tras varios intentos, podemos decir que hemos completado el ciclo de la cerveza y a día de hoy aprovechamos todos los «residuos» que se generan durante el proceso.

El bagazo en la cocina

Pizza con el bagazo de la cervezaEl grano y la levadura te llevan directamente a «mundo masitas», por algo a la cerveza también se le conocía como el pan líquido. Lo primero es la conservación, pues la cantidad que se obtiene por cada 25 litros de producción es importante, unos 4,5 kilos aproximadamente, da para repartir. Se mantiene fresco en la nevera durante una semana, es posible que dure algún tiempo más pero aún no hemos tenido la oportunidad.

Hasta el momento hemos elaborado pan y pizza. En el pan, además añadimos un vasito de la cerveza que hemos elaborado ese día, dándole un extra de fuerza utilizando sus levaduras.

Para hacer la pizza utilizamos: 400 gramos de harina, 1 vaso de bagazo, 200 ml de agua, una pizca de sal y un poquito de aceite. El proceso es el de siempre, amasar, dejar reposar, hornear unos 5 minutos para que pierda un poco de humedad, añadir ingredientes al gusto, vuelta al horno y listo. El resultado es una masa que mantiene el aroma de la cerveza al cocer, crujiente, por la cáscara de la cebada y al mismo tiempo esponjosa. Deliciosa para disfrutar con cualquiera de nuestras «Signatus».

Tarta de con cobertura de chocolate y espuma de cervezaEl pan sigue un proceso similar, para dos panes las proporciones serían: 1kg de harina, 2 vasos de bagazo, 1/2 vaso de cerveza recién cocida y antes de fermentar, una cucharadita de café de poso de fermentación, sal, agua y aceite hasta obtener una masa elástica.

El poso de fermentación es una pasta ligera formada principalmente por levadura y residuo de malta que queda al fondo de la cuba de fermentación cuando decantamos o filtramos como paso previo al embotellado. La levadura en él está viva y sus usos, como veréis son múltiples.

El más clásico, además de hacer pan, es la repostería. Hemos empezado a hacer nuestros pinitos modificando la receta de la tarta Guiness para hacer un bizcocho más ligero (con menos mantequilla y menos azucar) y una cobertura de chocolate… que diluimos con un poco de mantequilla pero sobre todo con espuma de cerveza negra.

Cerveza y cosmética casera

El poso de fermentación se puede utilizar además como mascarilla capilar, dejando actuar sobre el pelo limpio mojado durante 10-15 minutos. Aclarando con un poco de champú para eliminar bien los restos, aporta brillo y cuerpo. Si lo utilizamos una vez por semana, no hay duda de que fortalece el pelo.

La misma pasta se puede utilizar también como exfoliante corporal, es mucho menos agresivo para la piel que los cosméticos comerciales. Al igual que el bagazo, se conserva en frasco de cristal en la nevera.

¿Residuo?

La cerveza como tantas producciones domésticas tradicionales no tiene en realidad residuos, cada cosa que tiremos será en realidad una oportunidad que desaprovechemos.

Happy Sleeping

«Todo se aprovecha: el ciclo de la cerveza» recibió 3 desde que se publicó el 24 de Febrero de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. muy apropiado tu artículo, nata, me alegra que le podamos dar más continuidad a los insumos empleados. si tuviéramos una granja desde luego, el bagazo como forraje y cama para el ganado no tendría precio… a mí me gustaría probar algún día un colchón o cojines de este género; el lúpulo que recuperemos en sus saquitos, pueden servir para almohadas, si es familia del cannabis debe ser bueno también para inducir el sueño de morpheo

    • Es verdad que tenemos que pensar algo para ese poquito de lúpulo que queda más allá del uso como exfoliante… pero para una almohada vamos a tener que hacer muuuuuuuuuuucha cerveza, no? 😀

  2. je je, david, en vez de almohada tenía que haber dicho jergón, no nos quedemos cortitos!!!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias