El Arte de las Cosas

La Cooperativa de Producción Comunitaria de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Por qué celebramos la Navidad

Que nuestro padre el Sol resucite es algo que hay que celebrar. Porque además de la alegría que nos da, si no celebramos, si no honramos las cosas buenas que nos pasan, corremos el riesgo de que un día el Sol se oculte para no volver jamás, esta vez para siempre.

Libros gratis de las Indias

nyc-christmasAllá por 2012 (como pasa el tiempo), escribí un post sobre la Navidad, lo bueno, lo malo y como mejorarla, inclinándome hacia el lado de sus fans pero defendiendo mi imparcialidad en el enfrentamiento amantes-haters de las fiestas de invierno. Estos años me he vuelto mucho más radical. Ahora me encuentro decididamente a favor de estas celebraciones. Es más, defiendo que perdamos la cabeza y nos sumerjamos cada año en una orgía de consumismo y color.

Decía, en el citado post, en respuesta a los que odian la Navidad por consumista y contaminada de angloimperialismo:

Los anglos hacen muchas cosas bien y una de ellas sin duda es haber convertido la Navidad en una fiesta de luces, abundancia y belleza. Porque gracias a ese género tan polémico de las películas de Navidad, hemos disfrutado los últimos años de historias más o menos ñoñas pero que nos demuestran que la Navidad puede tener estilo y glamour, desde las decoraciones de tiendas y hogares, hasta el papel de regalo pasando por las canciones navideñas que pueden ser (oh sorpresa) algo melodioso y armónico, con cantantes adultos y letras soportables. Por eso triunfa el modelo anglo de la Navidad. La gente necesita glamour, alegría y belleza aunque solo sea para pasear entre ella, necesita tiendas abarrotadas de objetos bien diseñados y expuestos, paquetes perfumados decorados con pétalos de rosa y confeti plateado. Eso nos hace felices y si llenar a nuestro entorno con regalos y explotar a base de centollos, jamón ibérico y cordero asado es consumismo, bienvenido sea, porque el alma lo necesita aunque sea una vez al año.

PonienteEn todo aquello que suponga celebración y abundancia en nuestras vidas, debemos coger siempre lo mejor de cada cultura. Si además empezamos a fabricar nuestros propios objetos y a desarrollar un contexto común alrededor del solsticio de invierno, puede ser la madre de las celebraciones.

Todo empezó, como ya sabemos, con la astrofísica. El Sol da luz y calor al planeta pero a su manera. Marca el límite de las jornadas, permite que las plantas crezcan y que por tanto animales y humanos puedan alimentarse a su vez. Pero el Sol no se comporta igual todo el tiempo. Se esconde tras el horizonte y vuelve a salir pero no siempre tras el mismo número de horas. De hecho, las horas de luz cada vez son menos y llega un momento en el que el día es tan corto que parece que todos vamos a morir.

Pero no, el Sol resurge de sus cenizas, renace y los días empiezan a ser cada vez más largos. Que nuestro padre el Sol resucite es algo que hay que celebrar. Porque además de la alegría que nos da, si no celebramos, si no honramos las cosas buenas que nos pasan, corremos el riesgo de que un día el Sol se oculte para no volver jamás, esta vez para siempre.

SaturnalesCuando la agricultura se impuso, este evento coincidía además con un parón en los trabajos agrícolas y por tanto con tiempo libre de todos los estamentos sociales para celebrar. En la antigua Roma, las Saturnales empezaban el 17 de diciembre y terminaban en torno al 25. Son el origen romano tanto de la Navidad como del Carnaval, que en Roma transcurrían alrededor del solsticio y celebraban el fin del ciclo agrícola, honrando a Saturno (dios de la agricultura y del tiempo) y al Sol Invictus.

Pero el culto romano más interesante y profundo es el mitraico. La religio romana era un ritual social para la transmisión y celebración permanente de los valores que se consideraban fundamento de la cohesión social. Tras la descomposición de la república y la extensión de cultos individualistas e introspectivos, el culto a Mitra se configura como una vuelta a lo comunitario en una sociedad que no había sabido recuperar los ideales de cohesión republicanos.

Tauroctonia_2En el ciclo de Mitra tenemos todos los elementos solares: Saturno que le entrega el gladio, el mensajero de Helios, Cautes, Cautópates y el mismo Helios, la muerte de un mundo y el nacimiento de otro, el renacimiento en forma de serpiente y el gran banquete de cambio de ciclo.

Lo mejor del mito de Mitra es que además de las referencias solsticiales, nos dice que con conocimiento y trabajo la vida se convertirá en una celebración de la abundancia en la que los propios dioses se postrarán ante el poder del cambio. Es decir, llegaremos a una abundancia permanente, una navidad eterna… que durará hasta el cambio de ciclo, en el que la muerte de paso a un nuevo tiempo de lucha por la abundancia.

En la Edad Media, a pesar del triunfo de la extensión del cristianismo, el paganismo seguía siendo una amenaza para la Iglesia, que todavía no podía estar presente de forma permanente en cada aldea de cada reino. La adaptación de las celebraciones solsticiales romanas al catolicismo fue una maniobra defensiva más para luchar contra la permanencia de la religión romana.

que es la navidadAunque desde entonces todo gire alrededor del nacimiento del mesías, la base pagana sigue ahí. El cristianismo se quedó con la parte estética. El motor de la celebración sigue siendo la abundancia (la comida, la bebida, los regalos), la fiesta (decoración, luces, encuentros) y el cambio de ciclo. No importa que el cambio de año haya pasado del 21 de diciembre al 1 de enero. Todo el mundo siente que cambia algo, que se renace, que se empieza de nuevo, que tenemos una nueva oportunidad para trabajar por conseguir la abundancia y sobre todo, que hay que celebrar.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

«Por qué celebramos la Navidad» recibió 10 desde que se publicó el 26 de Enero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Por qué celebramos la Navidad https://navidad.lasindias.club/por-que-celebramos-la-navidad/ Que nuestro padre el Sol resucite es algo que hay que celebrar. Porque además de la alegría que nos da, si no celebramos, si no honramos las cosas buenas que nos pasan, corremos el riesgo de que un día el Sol se oculte para no volver jamás, esta vez para siempre.

  2. @nat @club @maria Me gusta mucho esa descripción de la sociedad de la abundancia como una Navidad de 365 días… eso y que pongas el origen en las Saturnales y no en otros cultos solares que aunque anteriores y con motivos similares, no influyeron realmente en el culto y los festivales romanos. Nuestra cultura es mediterránea, lo cual le abre a Oriente pero es fundamentalmente romana y cuando se hace «oriental», como lo que ha permanecido a pesar de todo de Mitra -un dios originalmente hindú y luego persa- lo hace con un potente filtro romano.

  3. @david @nat @club Claro! es verdad que aparecen cultos solares anteriores y también muchos celtas pero identificación con ellos poca, la verdad. En las Saturnales se ve la conexión… o se siente, no sé.

  4. tremendo e ilusionante post @maria !! No puedo imaginar un mejor comienzo para lo que tenemos por delante!!

  5. @gustavo @club Gracias Gustavo!
    ¿tomas el relevo?

  6. @nosolosw @club Gracias Andrés, me alegro de que os guste. Seguimos!!

  7. @maria @club En cuanto esté resuelto el problema del usuario. Ya tengo preparado un minipost!

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias