El Arte de las Cosas

La Cooperativa de Producción Comunitaria de las Indias

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De los brotes verdes al gif animado

Las primeras postales navideñas, no solo no mostraban imágenes relacionadas directamente con la religión sino que obviaban completamente el invierno. Los motivos recurrentes eran flores, animales, niños hadas, brotes verdes, y cualquier cosa que recordara la cercana llegada de la primavera.

Henry Cole, el funcionario vocacional

henrycoleSir Henry Cole es uno de esos personajes que hubiera merecido la pena conocer. Nacido en Bath (UK) en 1808, empezó a trabajar con 15 años en la real Record Comission. Pronto se hizo notar por sus críticas al funcionamiento de esta institución que al parecer influyeron notablemente en su reforma y que proporcionaron a Cole un importante ascenso.

Así es como Cole llegó a ser la mano derecha de Rowland Hill, otro bicho interesante. Juntos diseñaron y consiguieron la aprobación del «uniform penny post» una reforma crucial del sistema de correos siguiendo su idea de extender su uso a las clases más bajas. Hasta entonces (1840), el servicio postal era abonado por el receptor de la carta en función de los kilómetros recorridos. Con la reforma de Hill, el pago pasó a ser efectuado por el emisor en función del peso y a través de un nuevo elemento que hizo del proceso algo más seguro, rápido y cómodo: el sello de correos.

Dejando un momento a un lado la «vena postal» de Cole, su verdadera pasión en la vida fue el diseño aplicado. En pleno apogeo de la mecanización de la producción, Cole fue un gran impulsor del diseño, convencido de que el abaratamiento de los precios que trajo la producción en cadena no tenía por qué estar reñida con la belleza de los mismos.

Tetera de Henry ColeComo miembro de la Society for the Encouragement of Arts, Manufactures, and Commerce (hoy conocida como Royal Society of Arts) Cole llevó a cabo intensas campañas para que el gobierno apoyara la mejora de los estándares de diseño industrial y consiguió el apoyo firme del príncipe Alberto. Gracias a este apoyo, la Sociedad pasó a ser real y Cole comenzó a organizar exposiciones de diseño industrial. Cuando en 1849 visitó la Exposición de París, se dio cuenta de que una exposición abierta a participantes internacionales tendría éxito. Esta vez necesitó el apoyo de la mismísima Reina Victoria, pero lo consiguió y en 1851, un increíble palacio construido solo con cristal y acero, situado en Hyde Park, acogió The Great Exhibition of the Works of Industry of all Nations, con gran éxito financiero y de asistencia. Años después Cole también sería una pieza clave en la fundación del Victoria and Albert Museum.

Su pasión fue tal que creó un pseudónimo, Felix Summerly, para presentarse a concursos de diseño industrial en los que no podía participar con su nombre debido a su fama entre los miembros del gremio. Llegó incluso a ganar un premio por el diseño de una tetera que fue producida nada menos que por Minton’s. Con el mismo pseudónimo pubĺicó también una serie de libros para niños. También regentó (con su nombre real) una tienda en Bond Street especializada en objetos de decoración para el hogar.

La primera postal navideña

FirstchristmascardPero la parte de Cole que nos interesa ahora es la postal. Después de cambiar radicalmente el sistema de envíos y crear el sello de correos, Henry Cole fue el responsable, en 1843, de la primera postal de felicitación navideña. Parece que la idea surgió como consecuencia de sus jornadas multi-tarea que no le dejaban tiempo para escribir, en Navidad, una carta de felicitación y buenos deseos a todos sus allegados y conocidos, que era lo que se hacía hasta entonces. Así se le ocurrió imprimir una serie de postales con una ilustración navideña en la que solo tendría que poner unas pocas palabras y su firma.

La postal, en sí misma, tenía muy pocos años de vida, y no se popularizaría hasta principios del siglo XX, por lo que la idea fue bastante original. Cole le encargó la ilustración a John Callcott Horsley, imprimió 2000 unidades y las vendió a un chelín cada una. La ilustración se dividía en tres paneles, los laterales mostraban acciones de caridad con los pobres y necesitados y el centro mostraba una imagen de celebración familiar, muy criticada por el puritanismo de la época por la figura de un niño apurando su copa de vino. Las tres partes estaban unidas por las ramas de una enredadera con algunas hojas y brotes verdes.

Prang christmas cardY es que las primeras postales navideñas, no solo no mostraban imágenes relacionadas directamente con la religión sino que obviaban completamente el invierno. Los motivos recurrentes eran flores, animales, niños, hadas, brotes verdes, y cualquier cosa que recordara la cercana llegada de la primavera o, en otras palabras, el triunfo y renacimiento de nuestro padre el Sol.

A partir de 1860, los métodos de impresión en serie mejoraron y a partir de 1870 se rebajó a la mitad el precio del sello que permitía enviar una postal. En 1873, Louis Prang fue el primer litógrafo que empezó a imprimir postales de Navidad en serie. Un año después cruzó el charco y se convirtió en el primer vendedor de postales de felicitación navideña en Estados Unidos. Solo seis años después ya fabricaba 5 millones de tarjetas al año.

Hoy en día, las postales navideñas en papel conviven con las digitales que muchas veces incluyen audio, vídeo o animación por ordenador más o menos sofisticada. Las de papel destinan en ocasiones parte del precio de venta a una ONG, las hay de muchos tipos y calidades aunque sin duda las más apreciadas son las fabricadas a mano por los propios remitentes. Todavía mucha gente sigue escribiendo largas cartas en las que hacen un resumen del año para sus amigos y conocidos. La facilidad que aporta el correo electrónico sin duda revitalizó esta costumbre anterior a la postal.

De una forma u otra, el envío de postales navideñas está aquí para quedarse, a pesar de la juventud de la tradición. Responde a una necesidad que incluso las culturas más frías e individualistas tienen: mantener el contacto, mandar un saludo cariñoso, al menos una vez al año, comunicar a nuestro entorno que seguimos ahí, aguantando el duro invierno y deseando que llegue de nuevo la primavera.

indianos1

«De los brotes verdes al gif animado» recibió 17 desde que se publicó el 17 de febrero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. De los brotes verdes al gift animado https://navidad.lasindias.club/de-los-brotes-verdes-al-gift-animado/ Las primeras postales navideñas, no solo no mostraban imágenes relacionadas directamente con la religión sino que obviaban completamente el invierno. Los motivos recurrentes eran flores, animales, niños hadas, brotes verdes, y cualquier cosa que recordara la cercana llegada de la primavera.

  2. Precioso post @maria y qué curioso e interesante que el creador de las postales navideñas y de la comunicación popular fuera también un pionero del diseño industrial. ¿Somos «neovictorianos» como diría Stephenson? ¿Será que los mitos solares como la Navidad atraen a los apasionados del hacer como diría tal vez @antonio?

  3. @david @club @maria @antonio Por cierto que si estamos pensado en «producto» la postal navideña es desde luego, un campo a innovar. ¿Os imagináis una postal que fuera al tiempo una versión QR de un calendario de Adviento con pequeños regalos virtuales para cada día?

  4. @club @maria @david Maravilloso post Mary! me encantan las enredaderas báquicas de la primera postal. Increíble la biografía de Cole, qué grande el tipo!!

  5. @nat @antonio  @maria  Al citar la «enredadera báquica» me ha  venido otra vez a la cabeza:

    Cuando de pronto, a medianoche, se oiga
    pasar invisible un báquico cortejo
    con músicas maravillosas, con vocerío –
    tu fortuna flaqueante, tus obras
    fallidas, los sueños de tu vida
    que salieron todos vanos, no los llores inúltilmente.
    Como dispuesto desde hace tiempo, como un valiente,
    despide, despide a Alejandría, que se aleja.
    Sobre todo no te engañes, no digas que fue
    un sueño, que tu oído te engañó;
    no te acojas a tan vanas esperanzas.
    Como dispuesto desde hace tiempo, como un valiente,
    como te cabe a ti, que de una ciudad tal mereciste el honor;
    acércate resuelto a la ventana
    y escucha conmovido, mas sin
    súplicas ni lamentos de cobarde,
    como goce postrero los sones,
    los maravillosos instrumentos del místico, báquico cortejo
    y despide, despide a la Alejandría que tú pierdes.

    El poema describe el momento en el que Marco Antonio sabe, en Alejandría, que Dionisos/Baco, su dios protector, le ha abandonado a su suerte y que por tanto perderá la guerra y con ella la ciudad que ama.

    Y de repente me he preguntado si la Navidad no es también, en una lectura báquica, el momento en el que el dios de la abundancia desbocada da su última fiesta y marcha, nos abandona hasta la primavera… o el carnaval.

  6. @david @nat @antonio Gracias! Este poema es una maravilla y la lectura báquica muuy chula 🙂

  7. @maria @nat @antonio Gracias! Si seguimos el juego, la Navidad sería un renacer para los que hacen del ideal solar de la abundancia por el trabajo (el mitraico) su guía y sin embargo un momento trágico, de desesperanza para los que tienen a la abundancia báquica por razón de la vida. En enero y febrero unos estarían dedicados a planificar y diseñar, y los otros estarían quejándose por la cuesta de febrero… hasta el carnaval.

  8. @david @maria @nat @antonio Mmm… creo quizá en lo más crudo del invierno no sea la epoca "tradicional" de la planificacion, sino un poco mas adelante, ya que nuestros antepasados prehistoricos durante millones de años estaban encerrados en la cueva -y es lo que nos pide el cuerpo esos dias- para refugiarse del frio. Creo que la época mas fría es época de contar relatos, crear historias, dibujar, representaciones o pantomimias teatrales, recordar mitos de origenes olvidados o hitos de la tribu, una caza abundante, el estado del mundo espiritual… y hacer el mantenimiento material basico de la cueva, claro. Es decir, recopilando mitos de la navidad, relatos, historias, estamos haciendo lo que creo que pide la naturaleza en las fechas que son. La planificación creo que era lo que hacian cuando bajaban las temperaturas, cuando ya empezaban a salir de la cueva y hacian los primeros preparativos (y el entorno empezaba a mostrar sus colores y mascaras) para la maxima expansión de actividades, el verano. En otoño ya empezaban a recoger 🙂

    Claro que ya no tenemos sociedades con esos ritmos, pero creo que fue así porque el cuerpo en invierno nos pide cueva, en primavera ya entran mas ganas de salir y moverse, en verano hacer cuanto más mejor al aire libre y el otoño cada vez apetece más quedarse en casa. En el solsticio de invierno, ya estamos listos para pasar con tribu el proximo mes y medio o dos meses: hay que celebrarlo.

  9. @gustavo @david @nat @antonio Sí, jeje. Con este frío lo que pide el cuerpo es casita. Hablando de planificación: propongo adelantar un poco nuestro calendario. Deberíamos empezar a producir en verano para poder promocionar y ajustar en otoño y estar listos a finales de noviembre – principios de diciembre. ¿Qué os parece? ¿lo véis posible?

  10. Diego Tejera dice:

    @david @club @maria @antonio @nosolosw Un «producto» postal navideña podría ser algo muy especial, tiene un simbolismo y una sencillez que me gusta. @nat que gracia lo de las enredaderas báquicas. No había imaginado la Navidad como el final de la época grande de Dioniso. !lanavidaddelaabundancia

  11. @david @club @maria  Todos invitan a hacer y a la acción; diferentes cosas, de diferentes maneras…

  12. @antonio @david @club @maria Pero de arremangarse a hacer son más los nocturnos, agrícolas, como Bacco.

  13. @david @nat @maria El post de María apunta bastante a esto, ¿no? Pero hay una especia de doble celebración, también solar, de bienvenida nacimiento de algo que explorará, efectivamente, en primavera.

  14. RT @antonio @david @nat @maria El post de María apunta bastante a esto, ¿no? Pero hay una especia de doble celebración, también solar, de bienvenida nacimiento de algo que explorará, efectivamente, en primavera.

  15. RT @club De los brotes verdes al gift animado https://navidad.lasindias.club/de-los-brotes-verdes-al-gift-animado/ Las primeras postales navideñas, no solo no mostraban imágenes relacionadas directamente con la religión sino que obviaban completamente el invierno. Los motivos recurrentes eran flores, animales, niños hadas, brotes verdes, y cualquier cosa que recordara la cercana llegada de la primavera.

  16. @club qué preciosidad de post!! Las postales son un duda algo muy precuperable para la abundancia.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.